Vaca Muerta: El Gobierno recibe ofertas para adquirir cañerías 

Ante el riesgo de un déficit energético se comenzará a construir un gasoducto que ya debiera estar terminado.

Archivo gasoducto Vaca Muerta



BUENOS AIRES (NA) — El lunes 28 de marzo el presidente Alberto Fernández recibió en la Quinta de Olivos a la junta directiva de YPO, una organización sin fines de lucro que reúne a líderes empresariales de todo el mundo, encabezada por su titular, Anastasios Economou.

Durante la reunión, el mandatario aseguró que “Argentina tiene un sinfín de oportunidades para la inversión y el desarrollo”, sobre las que resaltó: “Tenemos la segunda reserva mundial de litio, además de un potencial enorme en la explotación de silicio. Hemos recibido también una inversión millonaria en la Patagonia para producir hidrógeno verde. En Vaca Muerta hay reservas de gas por 50 años”.

Sin cuestionar la exactitud del cálculo lo que hay que certificar es que efectivamente se trata de reservas porque el yacimiento de Vaca Muerta, una formación geológica de shale situada en la cuenca neuquina​ en las provincias de Neuquén, Río Negro, La Pampa y Mendoza cuya extensión es de 30 000 kilómetros cuadrados, posee una producción ampliamente reconocida pero faltan gasoductos para transportarlas a los centros de consumo.

Y, urgidos por los elevados precios de la energía registrados desde que comenzó la invasión de la Federación de Rusia a Ucrania que terminó por triplicar las cotizaciones y puso en riesgo los presupuestos nacionales en todo el mundo para cubrir gastos energéticos, la administración de Alberto Fernández abrirá las ofertas que el sector privado realizará a su convocatoria para la adquisición de cañerías para el gasoducto Presidente Néstor Kirchner. 

La cita será el jueves 31 de marzo y si bien en el mercado hay muchas dudas acerca de la conformación del fideicomiso que servirá para pagar los 670 kilómetros de caños para el tramo que va de Tratayén (Neuquén) a Salliqueló (Buenos Aires), se aguarda con mucha expectativa la posibilidad de recibir varias ofertas internacionales, algunas compañías estatales de origen chino incluidas y de la multinacional Tenaris del grupo Techint.

Para comprender la importancia del resultado de esta licitación bastará mencionar las potencialidades del yacimiento de Vaca Muerta.

Nuestro país es el segundo en el mundo en recursos de shale gas, técnicamente se lo conoce como gas de lutita, también denominado erróneamente como gas de esquisto​ o gas pizarra, se trata de un hidrocarburo en estado gaseoso que se encuentra en las formaciones rocosas sedimentarias de grano muy fino.

Argentina posee estas reservas porque se ha comprobado que técnica y económicamente pueden extraerse pero la dificultad que tiene nuestro país es que no pueden distribuirse: faltan gasoductos.

La construcción de esta obra de ingeniería merece ser llamada una política de Estado por el interés demostrado en realizarlo desde noviembre de 2011 cuando la administración de Cristina Kirchner anunció “el hallazgo de calidad mundial” de hidrocarburos no convencionales en la formación de Vaca Muerta.

El gobierno de Cambiemos de Mauricio Macri también se interesó y convocó a la construcción del gasoducto Vaca Muerta-San Nicolás. Una obra, que otorgaba una licencia de explotación por 35 años, que se extendía por 1.000 km. entre Tratayen, Neuquén, y Salliqueló en Buenos Aires. Un desarrollo que hubiera permitido abastecer de gas al litoral nacional, a muchos distritos del Gran Buenos Aires y una conexión en la localidad industrial de San Nicolás.

Por su parte, la presidencia de Alberto Fernández derogó estos planes y convocó a una licitación para construir un gasoducto a fines de 2020.

El gasoducto “Presidente Néstor Kirchner” catalogado de Interés Público Nacional, avanza muy lentamente y sólo parece haberse reactivado con énfasis luego del comienzo de las hostilidades en el este de Europa que ha provocado una aceleración de los precios de la energía que pone en jaque todos los presupuestos de los estados nacionales pero también de las familias y de los individuos particulares.

Por ello, el lanzamiento de la licitación para adquirir tuberías de ducto para 656 km. y sus obras complementarias significa una noticia de enorme relevancia que se desarrolla con la incertidumbre típica del momento que está atravesando el mundo.

Las preguntas que pueden realizarse en compañías similares a Tenaris pasan por la conformación del fideicomiso organizado por la ex ENARSA, IEASA, que es la herramienta financiera de donde saldrán los recursos para pagar la obra.

La intempestiva carta pública del secretario de Energía, Darío Martínez, dirigida a su jefe el ministro de Economía, Martín Guzmán, del 20 de marzo pasado, donde responsabilizó a su superior jerárquico por demorar los recursos y dejar a la Nación al borde de un colapso energético, puso, en blanco sobre negro, que de los 600 millones de U$D que debieran haber ingresado a IEASA producto de la recaudación del impuesto a la riqueza, hasta ahora sólo ingresó un monto cercano a los 100 millones de U$D.

Convertidos a pesos el funcionario Martínez explicó “se han demorado en un mes más las transferencias de fondos a IEASA por $58.000 millones que corresponden al financiamiento de la primera etapa de las obras del sistema Transport.Ar, ya iniciada con la licitación de adquisición de cañerías destinadas al Gasoducto Presidente Néstor Kirchner para el 31 de marzo de 2022″.

Sin embargo, las dudas no sólo pertenecen al ámbito local. También hay que agregar las vicisitudes que derivan del contexto internacional.

Empresas internacionales de China interesadas en competir con la filial de Techint han solicitado a las autoridades argentinas postergar la recepción de las ofertas.

Los aumentos de los precios de la energía impactaron en las cotizaciones de las materias primas e insumos de la industria siderúrgica y los costos de producción han sufrido constantes cambios. Las modificaciones en las planillas de Excel se trasladan también al rubro logístico donde los valores de los fletes marítimos y la escasa disponibilidad de embarcaciones en el sudeste asiático son factores que suman más incertidumbre al resultado final de la licitación internacional.

En el gobierno nacional, funcionarios consultados por NA, se mostraron optimistas pero prefirieron emitir opiniones formales con “los sobres abiertos”.

Una de las razones esbozadas fue la idea de continuar con la segunda etapa de la obra que implica ampliar la capacidad de transporte a 40 millones de metros cúbicos diarios. Para tener una idea de la cantidad de dinero que podría ahorrarse de contar con los gasoductos Presidente Néstor Kirchner y Mercedes-Cardales se sustituirían importaciones por 1.000 millones de U$D por año. Se terminarían con las complejas negociaciones con los representantes de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) y con las onerosas licitaciones de GNL.

Pero las dudas existen por un antecedente santafesino que preocupa. ENERFE, la compañía estatal provincial, declaró desierta la licitación convocada para la adquisición de las cañerías del Gasoducto Metropolitano que iba a beneficiar a los habitantes de la ciudad de Santa Fe.



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here